miércoles, 7 de abril de 2010

¿Para qué sirve la fotografía?




Desgraciadamente, cuando estoy trabajando con las cámaras, el simple hecho de tener colgado un chisme en el cuello hace que te consideren fotógrafo.

Según los términos de los libros de fotografía, las cámaras sirven para registrar el tiempo y los hechos y algunas veces tiene funciones sociales como la documentación y el registro. Para mí todo esto es un lavado de coco, los términos o funciones predeterminados son conceptos ajenos que una vez admitidos como estándar no dejan libertad de creación ni libre pensamiento.

No sé cuántas veces he pensado por qué estamos los fotógrafos tan pendientes de la realidad, pendientes de las cosas que ocurren en el mundo, creemos que por el simple hecho de que la máquina copie una porción del mundo que creemos ver, tenemos que estar sujetos a él. Creamos una dependencia enfermiza al mundo material. Estoy harto de ver reportajes que nos enseñan lugares en guerra, catástrofes naturales, niños con mocos colgando y con mirada inocente mirándonos fijamente, me da igual que sean fantásticas o que estén denunciando un hecho abominable, sólo estoy harto de reportajes que están cortados con el mismo patrón, año tras año, sedientos de cada instante más sangriento y más impactante, sólo veo a un lobo en caza de una presa mejor y más jugosa.

Estoy cansado de ver las nuevas corrientes de artistas reconvertidos en fotógrafos, su fácil manejo que les ahorra el tiempo de pintar un cuadro que cuesta 10 veces más de tiempo hacer, esas imágenes de los malditos "no lugares", memorias rancias de algún acontecimiento pasado, o conceptos más refritos que las tapas del bar, juegos de estética salidos de una revista de moda disfrazados de algo serio, instalaciones de objetos ampliados mil veces que su tamaño original o reproducidos mil veces más machacándonos la mente frágil e inconsciente.

Todo el día estoy en medio de una ola de ideas y conceptos cuyo único fin es demostrarnos lo listos y creativos que son, obras con un vacío total de planteamientos y visión propia, sólo hay conceptos vacíos en serie, al estilo cocacola, como un eslogan publicitario, o ropa de Zara, sólo son copias baratas, estoy despertándome de una pesadilla sin fin en un mundo prácticamente Matrix.

¿Para qué sirve la fotografía? No es una máquina copiadora, sólo es un pincel, un instrumento para expresar ideas. Y todas las ideas producidas por mentes ajenas nos crean dependencias y limitaciones en la creatividad. La cámara es un buen instrumento, porque es fácil de manejar y relativamente rápido de ver los resultados, es un medio perfecto para el tiempo en el que corremos, al ser técnicamente fácil se hace dificil de profundizar. La cámara nos ha liberado de años de apredizaje en el oficio, no tenemos que estar diez años practicando la pintura ni la escultura para que la mano se suelte. La liberación de la barrera del oficio ha hecho que todo el mundo pueda ser un fotógrafo, es una buena base de incio democrático, empezamos una carrera de fondo donde todo el mundo está en el mismo punto de partida. Entonces, ¿qué es lo que queda? una carrera mental, que depende de las reflexiones que hace cada uno, depende de la complejidad del mundo imaginario de cada uno, depende de si tienes claro lo que necesitas contar, depende de si realmente sientes la necesidad de llevarlo a cabo, y depende de si dispones de tiempo y paciencia para terminarlo y depende también de si te lo crees tú mismo o no.

¿Cuándo podremos tranquilizarnos y empezar a hacer algo sencillo que a nadie le interese y en lo que la "no venta" esté prácticamente garantizada?

3 comentarios:

  1. cuando lo importante sea hacer la fotografía, estar ahí para hacerla, y no para enseñarla.

    ResponderEliminar
  2. Fantastica foto
    felicidades

    ResponderEliminar